3.000 euros por simular un penalti, forzar un córner o provocar una tarjeta