Evitar comprar abatidos o eufóricos: límites para que el consumo navideño no se nos vaya de las manos