La limpieza de los grafitis en los trenes nos cuestan 11 millones de euros