Noche tranquila en Linares tras los disturbios del fin de semana por la agresión de dos policías a un hombre y su hija