Una adolescente de 17 años es obligada a recibir quimioterapia contra el cáncer