“Nos ha supuesto un daño tanto emocional como físico”, el calvario de una familia que consumió carne mechada en agosto