Una llamada al 112 alertó de que un coche como el de Ortega Cano conducía temerariamente