Las llamas se llevan por delante lo que los vecinos han tardado años en levantar