Las llamas siguen devorando la zona de Monchique, Portugal tras cuatro días ardiendo