Las llamas devoran el bosque en Orense