Los problemas que Armstrong, Aldrin y Collins consiguieron solventar durante su llegada a la luna