La lluvia y el deshielo elevan el caudal de los ríos