Las lluvias causan más de 270 muertos en la zona montañosa de Río de Janeiro