Las lluvias se cobran casi 500 vidas en la región serrana de Río de Janeiro