La justicia da la razón a los ecologistas y paraliza la caza del lobo al norte del Duero