Localizan en un palacio californiano un artesonado de un convento de Valladolid vendido en 1930