En 2025 se dispondrá de la secuencia del genoma nada más nacer