El Gordo toca en una residencia de ancianos del barrio madrileño de Acacias