Rezagados y despistados buscan hasta última hora su décimo de lotería