Bolas escapistas, disfraces y nervios en el Teatro Real de Madrid