Un diagnóstico erróneo casi acaba con la vida de Laura y de su hija