El cobre puede ser clave para luchar contra la bacteria causante de la crisis de los pepinos