La luz al final del túnel es culpa del CO2