Los macrobotellones vuelven a Madrid y Barcelona: la fiesta terminó en batalla campal