Una juez determina que un botefón a un hijo puede llegar a estar justificado