“Mi malvada madre me hizo creer que me moría de cáncer”