La madre de los octillizos, en bancarrota