El mal trago de Rubalcaba en la Universidad de Granada