“Nunca había visto tanta crueldad en un festejo taurino”