Una jauría de perros hambrientos siembran el terror en Almuñécar