El hallazgo de una mandíbula en un pantano podría esclarecer una desaparición de hace 25 años