La fácil y sencilla maniobra de aparcamiento que acabó en un completo desastre