El portavoz de los manteros se defiende y asegura que los turistas borrachos agredieron a los vendedores