El maquinista del Alvia, en libertad tras reconocer su error