Mar Thiaw, probablemente el árbitro más querido del mundo