La historia de amor truncada por los atentados de Sri Lanka