Mariano Rajoy no está muy preocupado por los pactos