El marido de Romina no confiesa el crimen y dice que la encontró muerta