Una masa de aire africano activa la alerta por fuerte calor