El material escolar o la cuesta de enero en pleno septiembre