El mayor susto de una boda: la caída como muerto de un testigo