La mayoría de los españoles considera que lleva una vida saludable