La mayoría de las jóvenes confiesa tener miedo de volver solas a casa