La mayoría de los trabajadores no contrataría a su propio jefe