Los médicos alertan de que el SNS puede quedar "herido de muerte" si no hay reformas estructurales