Sin médicos, policías o maestros en Ibiza por culpa del alquiler