La mejor manera de no morir en un incendio: cerrar la puerta