“Menos memorizar y más pensar”, el nuevo método para amar las matemáticas