Obligados a dormir en el aeropuerto porque la compañía canceló su vuelo y no les dio habitación de hotel