Más de 1.500 menores viven recluidos en un centro tras cruzar la frontera con México